Ir al contenido principal
AL CAPITALISMO NO LE GUSTA EL FÚTBOL


Una vez que las grandes empresas descubrieron las inagotables posibilidades de aumentar sus ganancias con una clientela mundial y de una fidelidad irrenunciable, no han parado de transformar el fútbol en un puro negocio.
Y si antes tenían cierto pudor en confesar sus intenciones, ahora lo hacen con descaro. Por eso Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, afirmó en una entrevista que "el sentimiento en el fútbol se debe perder". Y agregó por si alguno tenía alguna duda sobre su pensamiento:" esto es un negocio".

Es que ellos, los que negocian con el fútbol, entienden que ese es el estado natural de la cosas. El negocio, para ellos, define todo. Alain Minc, economista, ensayista, asesor político y empresario francés, lo tiene muy claro también: "el capitalismo no puede desfondarse, es el estado natural de la sociedad", afirmó para que entendamos. "La democracia no es el estado natural de la sociedad, el  mercado si", agregó.

Y si el mundo es un mercado, todo es mercancía. Por lo tanto los sentimientos no tienen lugar. O como decía Mario Benedetti, "pasaron a la clandestinidad".
Es bueno lo que es útil. Y es útil lo que es rentable. La emoción se reduce al resultado. Todo lo que no sea ganar, no sirve.
¿Cuántas veces hemos escuchado que ganar no es lo más importante sino lo único importante?. Es que el capitalismo no solo está presente en el ámbito de los negocios, sino también en nuestra manera de pensar y de entender la vida y en consecuencia el fútbol.

Todo lo contrario de lo que pensaba y sentía Eduardo Galeano. "No se juega para ganar", decía Galeano que amaba al fútbol. "Se juega para jugar. Y en todo caso el triunfo es una recompensa".

La consecuencia mas directa e inmediata de ese pensamiento utilitario, es que casi se ha suprimido de los objetivos de los espectadores y muchos jugadores, el placer de jugar. Da igual un gol de rebote, de casualidad o en contra, que el producto de una jugada maravillosa. Se tiene al gol como lo mas importante del fútbol, cuando en realidad el juego es lo mas importante. El gol es la consecuencia del juego. Y dentro del juego, el pase es determinante, ya que si son 11 jugadores para llegar al arco contrario, pasarse la pelota es imprescindible, salvo que en lugar de jugar lo que se pretenda es apostar a la casualidad. Paralelamente a la supresión del placer de jugar, el capitalismo instala sus valores: esfuerzo, disciplina, sacrificio, orden. La libertad de la inspiración es una pretensión perturbadora que hay que desechar. Pero el fútbol es orden y aventura, como señala Menotti, u orden y talento como alguna vez dijo Arsenio Iglesias. El orden como punto de partida, el esfuerzo como complemento y disciplina para crear. Pero sin talento, sin aventura, el fútbol sería solo lucha.

Además del placer de jugar, se tiende a evitar el riesgo de jugar. Y sabemos que sin riesgo no hay juego.

Xavi Hernández, integrante del Barcelona que entrenaba Guardiola, uno de los mejores equipos de la historia, además de ser un exquisito jugador, es alguien que también disfruta hablando de fútbol, viendo fútbol y deja conceptos que pertenecen al pasado, que son de antes de la intromisión del dinero que puso todo patas para arriba. Asi, con la sencillez tan difìcil de conseguir que tenìa para jugar, desmiente tópicos que son tomados como verdades absolutas. "Me duele más fallar un pase que fallar un gol", dijo como una defensa contracultural del juego.

Si esto es un negocio, como cree Cerezo, a nadie le puede doler mas fallar un pase que fallar un gol. A nadie salvo a quienes aún prefieren jugar antes que ganar.
Claro que Xavi quiere ganar. Y que todos quieren ganar. Pero tan importante como ganar, o quizá mas según se mire, es jugar.

Esta última afirmación es consideraba ridícula por el pensamiento empresarial que impuso el capitalismo en el fútbol. Ridícula y propia de perdedores, porque el capitalismo divide a la gente entre ganadores y perdedores. No hay explotadores y explotados, patrones y obreros. Para esta manera de pensar, la vida es una competencia y se trata de ganarle a los demás. Claro que no tienen en cuenta que si fuera así, entonces habría que darle las mismas posibilidades a todos. Y sabemos que algunos corren con coches de fórmula uno, y otros, la inmensa mayoría de la gente, con bicicletas. Y si por ahí, alguna bicicleta intenta colarse entre los ganadores, le pinchan las gomas.

Pero en fin, como efectivamente han convertido al fútbol en un negocio donde se mueven enormes cantidades de dinero, aparece un hecho que forma parte de la esencia de este sistema: la corrupción.
La FIFA entidad que gobierna el fútbol mundial es una de las entidades mas corruptas. Recientemente se han descubierto y denunciado algunos de sus muchos casos de corrupción, y hay 40 imputados por esos delitos. Todo surgió de una investigación del mismo FBI.

Hay notables empresarios y varios canales de televisión, implicados en maniobras delictivas.

Los mismos que difunden la idea de que el fútbol no es un juego, sino un negocio.

A pesar de todo, el fútbol siempre renace. Siempre aparece algún desobediente que quiere jugar y que desafía al medio de perder. Algún equipo que tiene a la pelota como a su mejor amiga.
Y algunos hinchas que fundan clubes de barrio que representan a la gente de esos barrios y que se alejan de la lógica empresarial.

Diariamente la realidad demuestra que capitalismo y democracia no son compatibles. Por eso estoy convencido de que si queremos recuperar los bienes comunes que el neoliberalismo nos está arrebatando, entre ellos el fútbol, es necesario luchar por una sociedad mas justa e igualitaria. Por una auténtica democracia.









Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MANCHESTER CITY O EL PLACER DE JUGAR


El eje alrededor del que gira todo el equipo del Manchester City es la pelota. Lo primero que se nota es el respeto y el afecto que sienten sus jugadores por la pelota. Y seguidamente, o al mismo tiempo, por el juego.

La pelota en este equipo no es un instrumento de trabajo, sino un objeto de placer. La quieren tener siempre; con ella disfrutan y revalorizan el placer de jugar. Cuando la mayoría de entrenadores y jugadores hablan de sacrificio, de lucha, de sufrimiento, el Manchester City demuestra que el fútbol es un juego para la alegría.

Desafiando los valores que el capitalismo introdujo no solo en el fútbol, sino en nuestra lógica de vida (solo vale lo útil y lo rentable), el City apuesta por el buen gusto para llegar a lo que todos pretenden: el triunfo, que de esa manera tiene otro sentido, otro significado.

En lo estrictamente futbolístico, digamos que logra tal vez lo mas difícil: la participación de todos los jugadores en todo momento…
¿A QUIÉN LE IMPORTA EL JUEGO?


Hace algunos años un famoso, por entonces, periodista español al finalizar un partido donde la selección había logrado la clasificación para un mundial jugando muy mal, hizo la pregunta que sería fundamental para definir lo que nos esperaba. "Sí, el juego, decía el famoso periodista, el juego...jugamos mal ¿y qué?, continuaba eufórico, ¿a quién le importa el juego?", concluía creyéndose lleno de razones que justificaban esa victoria.

En ese entonces a mi me pareció una pregunta descabellada. ¿ Cómo era posible que hubiera alguien a quien no le interesara el juego?. Pero resulta que los años le fueron dando la razón a ese periodista de escasos conocimientos futbolísticos (quizá decir de escasos conocimientos es suficiente) y aun así líder de audiencia. Poco a poco, aunque con una constancia férrea, el negocio fue apartando el juego de las preferencias de la mayoría hasta convertirlo en un trofeo nostálgico y ridículamente romántico.

LA ESTUPIDEZ…