Ir al contenido principal
LA POLÍTICA DEL PODER


Los dueños del dinero que por lo tanto lo son también del poder real, o sea los que mandan, esos a los que nunca vemos ni votamos pero sabemos que están ahí y que dirigen la orquesta, también conducen la cosa política y con maestría. Ellos se escudan en su aparente apoliticismo. Como si fueran neutros en esa lucha también aparente entre la derecha y la supuesta izquierda. Pero desde el pedestal de los que saben ni mas ni menos lo que hay que saber, dictan sus leyes y sus normas que acatan los gobernantes y los difusores de su verdad única e indiscutible: el mercado está en la naturaleza de la sociedad, no la democracia.
Fijémonos, si no, en lo que ocurre actualmente en España. Como los buenos futbolistas que ven antes la jugada, el poder intuyó que el PP era una causa perdida. Que nadie podía rescatar a ese partido, hundido como está en el charco de una corrupción tan abundante como interminable. Agotado, además, por tantos años de gobierno sostenido por constantes mentiras para ocultar una realidad que ya nadie puede ocultar.
Entonces en silencio y como si tal cosa, recuperaron a Ciudadanos de la nada donde se encontraba, y lo colocaron discretamente a un costado del PP para que vaya recogiendo los votos que se le iban cayendo por la desilusión culposa de sus militantes, y así sostener cuantitativamente a la derecha.
Instruyeron a Rivera y Arrimadas para que el discurso no sea tan casposo, tan evidentemente franquista, y los tiraron a la cancha impecablemente vestidos para la ocasión. Modernos si, pulcros también, pero lo suficientemente retrógados en sus raices mas profundas, cosa de no confundir a los de siempre, ni asustar a los inversores despistados.
El ejército ideológico-mediático que siempre acompaña a los capos del neoliberalismo hizo el trabajo sucio en los medios de comunicación y en las tertulias imponiendo a los gritos los sloganes mas mentados.
Y por las dudas, por si todo eso no aseguraba los tantos, tiraron una vez mas del mesías del pensamiento único, o del único pensamiento, como prefieran. Y ahí apareció Aznar como el crack que pide la pelota en los momentos mas difíciles para ganar el partido, asesorando a los nuevos y futuros líderes de la derecha moderna.
Poco a poco Rivera y Arrimadas fueron ganando el espacio que iba abandonando Rajoy por el desgaste de su partido y también por el aburrimiento que genera en las nuevas y pujantes generaciones de una derecha necesitada de nuevos mitos que ayuden a disimular su vieja costumbre de apoderarse del esfuerzo de la mayoría.
Entre los primeros actos reveladores que hizo Rivera para que nadie dude de su fidelidad a los valores del movimiento, fue viajar a Venezuela y lagrimear ante decenas de micrófonos y cámaras de televisión locales y de todo el mundo, para lamentar la falta de libertad de expresión en ese país, y el atrevimiento insolente de los bolivarianos por querer construir una sociedad sin consultar y peor aún contradecir al amo estadounidense.
Eso si, tuvieron que ocultarle a Rivera la violación de los derechos humanos en Honduras, Guatemala, México, Argentina y otros países cercanos como Marruecos, Arabia Saudí, y la masacre cotidiana de Israel contra Palestina, entre otras barbaridades, porque de otro modo no lo paraba nadie y se la hubiera pasado viajando, tan sensible como es.
Arrimadas, mientras tanto, se hizo con la españolidad en Catalunya y ganó las elecciones apoyada sobre todo por la clase obrera en Barcelona y Tarragona, tan abandonada por el independentismo como por la clase dominante. Y a pesar de no poder asumir el gobierno catalán, dio el impulso que le faltaba a Ciudadanos, que de suplente del PP pasó a exigir la titularidad merecida.
A todo esto, la izquierda política (por supuesto no hablo del PSOE porque creo que ya es imposible ubicarlo en este sector del abanico reinvindicativo), cumple con su destino histórico tan bien representado en "La vida de Bryan". Podemos trata de quitarse de encima la red electoralista que lo enredó a tal punto que el mismo Pablo Iglesias confesó haberse alejado de las clases populares. Algunos izquierdistas incorregibles se preguntan cuándo estuvieron insertados en las clases populares.
Un día los dirigentes podemitas salen con la revolución en un puño y sus seguidores se entusiasman con el cambio posible. Pero al otro cambian bruscamente de sentido y dicen, como en el caso de la expulsión de Sánchez Mato en el Ayuntamiento de Madrid, que hay que cumplir con la ley. Ley, que por otra parte, nunca incumplió y que solamente una caprichosa interpretación de Montoro y la necesidad de quitarse de encima el ejemplo de tan impecable gestión, provocó que Manuela Carmena, tan dada a pedirle perdón a la derecha por sus pecados, lo echara.
De Izquierda Unida, no se tienen muchas noticias últimamente. Y cuando muchos de sus militantes esperaban por fin, una separación aunque sea consensuada, de Podemos, Garzón le dio un ultimatum para que atienda sus justos reclamos.
Para completar este panorama no muy alentador que digamos, los sindicatos (absorbidos hace años por el sistema) firmaron junto al gobierno y los empresarios, la pautas para un raquítico aumento del salario mínimo, tragando sin quejas la trampa que encerraba, ya que está supeditado a unas cifras del crecimiento económico superiores a las previstas. La foto de los sindicalistas aplaudiendo junto a los alborozados empresarios y un feliz Rajoy, seguramente por sentirse tan útil a sus señores,  formará parte algún día (es de esperar) del montón de decepciones que acumula la clase obrera.
Es cierto que el pueblo unido jamás será vencido, pero desorganizado como está en este momento en España, no digo que sea vencido, pero si desorientado por aquella magistral maniobra del poder económico. En pocas palabras los que se dicen apolíticos, demuestran ser los políticos mas inteligentes del mercado. Y nunca mejor dicho.



Comentarios

Entradas populares de este blog

AL CAPITALISMO NO LE GUSTA EL FÚTBOL


Una vez que las grandes empresas descubrieron las inagotables posibilidades de aumentar sus ganancias con una clientela mundial y de una fidelidad irrenunciable, no han parado de transformar el fútbol en un puro negocio.
Y si antes tenían cierto pudor en confesar sus intenciones, ahora lo hacen con descaro. Por eso Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, afirmó en una entrevista que "el sentimiento en el fútbol se debe perder". Y agregó por si alguno tenía alguna duda sobre su pensamiento:" esto es un negocio".

Es que ellos, los que negocian con el fútbol, entienden que ese es el estado natural de la cosas. El negocio, para ellos, define todo. Alain Minc, economista, ensayista, asesor político y empresario francés, lo tiene muy claro también: "el capitalismo no puede desfondarse, es el estado natural de la sociedad", afirmó para que entendamos. "La democracia no es el estado natural de la sociedad, el  …
EL MANCHESTER CITY O EL PLACER DE JUGAR


El eje alrededor del que gira todo el equipo del Manchester City es la pelota. Lo primero que se nota es el respeto y el afecto que sienten sus jugadores por la pelota. Y seguidamente, o al mismo tiempo, por el juego.

La pelota en este equipo no es un instrumento de trabajo, sino un objeto de placer. La quieren tener siempre; con ella disfrutan y revalorizan el placer de jugar. Cuando la mayoría de entrenadores y jugadores hablan de sacrificio, de lucha, de sufrimiento, el Manchester City demuestra que el fútbol es un juego para la alegría.

Desafiando los valores que el capitalismo introdujo no solo en el fútbol, sino en nuestra lógica de vida (solo vale lo útil y lo rentable), el City apuesta por el buen gusto para llegar a lo que todos pretenden: el triunfo, que de esa manera tiene otro sentido, otro significado.

En lo estrictamente futbolístico, digamos que logra tal vez lo mas difícil: la participación de todos los jugadores en todo momento…
¿A QUIÉN LE IMPORTA EL JUEGO?


Hace algunos años un famoso, por entonces, periodista español al finalizar un partido donde la selección había logrado la clasificación para un mundial jugando muy mal, hizo la pregunta que sería fundamental para definir lo que nos esperaba. "Sí, el juego, decía el famoso periodista, el juego...jugamos mal ¿y qué?, continuaba eufórico, ¿a quién le importa el juego?", concluía creyéndose lleno de razones que justificaban esa victoria.

En ese entonces a mi me pareció una pregunta descabellada. ¿ Cómo era posible que hubiera alguien a quien no le interesara el juego?. Pero resulta que los años le fueron dando la razón a ese periodista de escasos conocimientos futbolísticos (quizá decir de escasos conocimientos es suficiente) y aun así líder de audiencia. Poco a poco, aunque con una constancia férrea, el negocio fue apartando el juego de las preferencias de la mayoría hasta convertirlo en un trofeo nostálgico y ridículamente romántico.

LA ESTUPIDEZ…